lunes, octubre 30, 2006

EL CAMINO Y LA META

"Estoy tratando de decir que no puedo vivir sin ti, que se me acaba el camino, y no se como seguir". Idolos de Barro.

Siempre voy corriendo intentando llegar a una meta. Esta mañana me he despertado con mucha angustia. Cuando he abierto los ojos solo podía pensar en una canción que una tarde adolescente de verano escuché en el coche de mi amigo Carlos. Decía algo así: "Te busqué al despertar, sin querer me enamoré ahora de tu sombra. Y lloré al recibir el primer rayo de sol que no viene de tus manos". Estaba en la cama, me levanté y una sensación extraña, un miedo paralizador y malo se apoderó de mi. ¿Y si le pierdo? - me preguntaba.

Ya en la calle, no pude evitar que mi mente escuchara la llamada a gritos de mi corazón y, aunque EL no estuviera presenté le vislumbré entre la multitud de madrileños estresados que cogen el autobús a las 8 de la mañana. Empecé a verle más alto de lo normal. No tenía que hacer grandes cosas para demostrarme que es único entre todos. Lo hacía cada día, cuando aparecía con barbas de cinco días a las 9 de la noche llamando a mi puerta para verme, cuando va a ver películas culturetas a algún multicine, cuando duerme conmigo...Estaba en el autobús y puedo jurar que nunca le vi tan guapo y tan inteligente. Fue entonces cuando me di cuenta de que a veces tener miedo puede resultar productivo, fue entonces cuando descubrí que realmente quería caminar a su lado siempre. Llévame donde sea, pero que sea contigo.

A veces las personas parece que estamos ciegos, ansiamos una meta y andamos.... Queremos ser héroes de un cuento inventado, que el príncipe nos rescate y casarnos con él. Pero... ¿Y si en todo ese proceso la príncipe nos abandona? ¿Que ocurre? Muy sencillo, se acaba el cuento. Para que esto no suceda hay que cuidar al príncipe, protegerle y valorarle. Porque el príncipe no es más valiente por el hecho de luchar contra un dragón, es valiente por tener el arranque de querer cuidar a su princesa. Con eso basta.

Esta mañana, cuando iba en el autobús pensaba en EL, en mi camino que se había ido poco a poco haciendo nuestro y en mi meta, nuestra meta, las metas. Le miraba entre la gente y mis ponzoñosos ojos estaban desorbitados. Me quedé asombrada. Habían pasado unos meses, le veía siempre, pero nunca le miré hasta que sentí miedo a perderle. Le miré, le miré mucho durante el trayecto de aquel autobús. Lo sentí, fue en ese preciso momento, cuando dejé de verle cuando caí en la cuenta el camino y la meta eran el lugar en el que ya estaba.

5 comentarios:

dave dijo...

Abandonaito tenía el blog... ainsss¡¡ este articulo dice mucho si lees entre lineas. "El príncipe no es más valiente por el hecho de luchar contra un dragón, es valiente por tener el arranque de querer cuidar a su princesa". Es cierto, eso es lo importante. y ´tu ya tienes quien te cuide. no le conocemos nadie, pero es un afortunado.

The Boss dijo...

¿Puedo contar una historia? Conocí a una princesa muy especial en Sevilla hace unos cuantos años. era muy linda, preciosa... Todos la querían mucho, incluído yo. Era muy valiente y tenía un gran corazón. Un día quise ser su príncipe y muy seria me dijo que no."De esos solo hay uno y ese no eres tu". genial, princesa aquella¡
genial mujer que desde el principio de los tiempos sabía lo que quería! Y lo consiguió. Voy con el tema: ¡Queremos niños! jajajaja

Un profe dijo...

Hace cosa de un mes, un hombre como yo tuvo la suerte de tomar café con una mujer como ella. La vida es elegir, siempre se lo digo y la niña eligió estar abrazada a un chico un sábado por la mañana. Unos lo respetaron y otros no. "Ahora me dicen que no soy nada, pero me da igual yo soy lo que quiero ser, tengo lo que ellos no tienen y no quiero perderlo"me decia esta mañana. una vez la dije que el amor de tu vida es aquel que deja todo por ti. Yo tampoco le conozco, pero puedo afirmar que en su vida se podrá cruzar con mujeres como ella. Tengo muchas ganas de conocerte, Javi, a ver si algún día coincidimos. Desde aquí te deseo animo y que para mi, amigo mio, ya has triunfado. No sabes cuanto...

Anónimo dijo...

Como lectora anónima de este completo blog, me gutaría decirle a Sara que tiene enganchado a muchos de mis amigos que desde acá en la oficina disfrutamos con sus vivencias. Todos queremos saber el final de la historia que nos ha ido mostrando.La pareja es muy bonita a pesar de sus sufriemientos. De parte de muchos lectores de las islas afortunadas queremos darla las gracias por compartir esos sentimientos y rogarle que escriba más. gracias.

un saludo

kmelot dijo...

para mi Javi es un tio que tiene una validez increíble. nunca he visto a un tia tan noble con su novio.