miércoles, agosto 16, 2006

EN LOS BRAZOS DE LA FIEBRE
En la piel de una gotamis alas volvieron rotas y entre otras cosas ya no escriben con tinta de luz. En los brazos de la fiebre. Heroes del Silencio.

Solo hay una cosa que odio en esta vida: estar enferma. Hoy es una de esas tardes de finales de agosto en las que el aire frío que entra por la ventana deja ver que el verano poco a poco se va a apagando. No puedo moverme de casa, me duele la garganta, tengo las cuerdas vovales irritadas y un tremendo dolor de cabeza. Y lo peor de todo es que... ¡Aún estamos en agosto! No puedo ir a la piscina, ni a tomarme una caña, tampoco entrar en un centro comercial en el que haya aire acondicionado... ¿Qué más se puede pedir?

Esta mañana, entre fiebres, he abierto los ojos y le he visto. EL se había pasado toda la noche conmigo. Cada vez que recuerdo la madrugada anterior.... De primero cenamos una exquisita sopa de sobre Maggi, de segundo una pizza congelada aderezada de toses y estornudos varios; y de postre, para rematar, flan de jaqueca.

Al amanecer, le visto tumbado a mi lado y he encontrado la respuesta a muchas preguntas que intentaba eludir durante estos últimos días. ¿Y ahora que? ¿Lo que nos sucede en la vida son un cúmulo de experiencias fruto de la relación causa-efecto? ¿Es cierto que todo es cuestión de prioridades?

Aquella mañana, entre fiebres, establecí las mías... Así, de repente, sin buscarlo empecé a ver luz en medio de la tiniebla. Entendí que los motivos que me hacían abrir los ojos no eran los mismos que hace unos meses. Todo es mucho más fácil cuando sientes que no solo eres tu.

Mientras elucubraba sobre todo esto he recibido la llamada de un compañero de profesión. "¿Para cuando tu vuelta?"- me preguntaba. "Ya queda menos"- le respondí. Siempre he pensado que el amor es la esencia de la ausencia, lo que nos queda del otro cuando no está. ELLA, a pesar de que nos hayamos dado un tiempo, sigue ahí. La quiero, no lo puedo evitar, pero ya nada es igual. Hay motivos que superan mi amor por ELLA.

Fijénse, ya es otra vez de noche. Y aquí me tienen otra vez escribiendo. Me duele menos la cabeza. Las dudas parece que se van aclarando... ¿Y ahora que va a pasar? Muy fácil: Lo que yo quiera que pase.

7 comentarios:

Dave dijo...

Sara acaba de conseguir algo chungo: coger las riendas de su vida. Ponte buena pronto.

Anónimo dijo...

Lo de las prioridades no hace falta que lo jures. Ya voy entendiendo las cosas y las frases Rechazando oportunidades por no alejarse de... En fin... Espero que te salga curro pronto. Y que te vaya bonito con EL. Pensé que eras más periodista.

The Boss dijo...

Voy a contestar con una canción de Hazé, ese que tanto le gusta a la canija. Cada día eres un poco más libre. Olé por ti! Está de arte.

"Libertad que te busco y no te encuentro yo no se donde andará, préstame tus alas blancas para que pueda volar, quiero decirle te quiero, que le quiero de verdad. Libertad libre como las estrellas como las olas del mar yo voy a luchar por ella para poder recuperar todos los sueños perdios para ver mi libertaaaa.

Rubenatrix dijo...

Me gustaría decirle a anónimo que la próxima vez salga con un micrófono y se lo meta por cierta parte. No la pongas de fracasada por tener dignidad. Dentro de unos años puede estar en casa con sus niños, trabajando por su cuenta,dando clases en la facultad,en Bolivia con los pobres o presentando el Telediario.Lo que jode es que haga lo que haga ESTARA FELIZ. Ains,la envidia ...

Anónimo dijo...

Yo remito a mi idolatrado Woody Allen: "Enamorarse de una profesión está bien, pero casarse con ella es abonarse a un divorcio traumático". Si la prioridad principal de una persona es el curro, es que el mundo está girando al revés.

Saludos.
Marius

Sarah dijo...

Cada uno ve el triunfo donde le da la gana. Unos lo ven en la profesión y otros lo vemos en otras cosas. Siento decepcionarte, probablemente no sea tan periodista como pensabas.Solo puedo decirte que la vida son elecciones, y que yo no elijo lo que me conviene, si no lo que me hace persona.

John dijo...

me acaboo de caer de rodillas ante uste Tabares, de nombre Sara y de profesión Persona. creo que solo me keda kitarme el sombrero, pero como solo llevo gorras de 2 euros me abstendre para no encutrecer mi muestra de devocion ante semejante rapidez de evolución interior

besos wapa!