domingo, junio 18, 2006

UNA Y NO MÁS
Oye me han echado del infierno. Dicen que me falta un pecado. Yo quise quedarme dentro, prometí estarme callado. Pero ni con mi silencio, ni siendo yo muy diablo...Demonios son mis temores, demonio es tanto llanto...Demonios en el mar de dudas, donde se asusta el espanto. El diablo es el olvido. Yo me quedó con el alma en vela, quitándome las penas, soñando contigo... Estopa. Demonios.

Unos enormes ojos verdes me hacen volver a la realidad. Estaba al lado de mi cama mirándome cuando me desperté tiritando. Me faltaba el aliento y tenía la cara llena de lágrimas. Había sido horrible. Jugueteando, se metió entre las sábanas, me abrazó con su inocencia infantil y me dijo: - Tata, estabas soñando cosas feas. Asentí y, sin hablar, le tomé entre mis brazos como si en ello se me fuera la vida.
Así ha empezado mi domingo, entre fantasmas. Me levanté con mi pequeño Mario, le serví el desayuno mientras muerta del susto llamaba por teléfono a John y a Alex. Parece que ya respiro mejor.

Este fin de semana ha tenido de todo: encuentros, desencuentros, reencuentros y... Pesadilllas. Mientras me ducho pienso en Marta... Cada vez Madrid se me hace más grande. Nunca olvidaré aquellos ojos casi negros que hace 48h, en medio del bullicio de Malasaña, me dijeron: morena, cuidate. No la miré y me fui caminando sola hasta el búho, preguntándome: ¿Y ahora, que? Ya la estoy echando de menos.

Mario corretea por el pasillo feliz bajo mi atenta mirada. Mi pequeño es ajeno a todo el maremagnum que llevo por dentro. Mejor así. ¿Porqué a veces tengo la sensación de que en esta vida no me pasa absolutamente nada bueno? ¿Porqué llevo unos cuantos días en los que siento como la energía se me va de las manos y no puedo ser capaz de recuperarla?

Sinceramente, la pesadilla de hoy era mucho más que un producto de mi imaginación. Son mis temores, mis demonios, que a veces vuelven para recordarme que no soy tan fuerte. No les voy a mentir, todo se me tambalea por momentos; y no me quiero caer. Tampoco se a qué agarrarme... ¿Nunca les ha pasado?

Lo que es cierto es que solo tengo -que sepa- una vida, y cueste lo que cueste, la que escribe decidió hace mucho tiempo vivirla con sus altibajos, con sus cosas...Vivirla. Últimamente no se qué me pasa, pero estoy segura de que lo mejor siempre está por llegar, que nada es eterno y que por tanto mi estado anímico tampoco. Y espero que pesadillas como estas haya una y no más. Creo que es hora de tomarme unas vacaciones.

6 comentarios:

Rubenatrix dijo...

Uffff... Jajajaja. Disculpa prima, que me carcagee, pero este artículo es para llorar. ¡No me fastidies! Cuéntale a otro que no te pasa nada bueno. Necesitas algo más que unas vacaciones y es apreciarte un pelín más de lo que lo haces. Y Sara, coño, joder, hostia... ERA SOLO UN SUEÑO. UN PUTO Y DESAGRADABLE SUEÑO

The Boss dijo...

Triniiiii, tarriiii, tariii. Algo se muere en el alma cuando un amigo se va. Soy gitanoooo y vengo a partirme la kmisa. Knija ¿Ande ta mi Knija? Pa Sevilla ya, eh?

Eva dijo...

Tía, una frase: Son mis temores, mis demonios, que a veces vuelven para recordarme que no soy tan fuerte. Convencete de que no lo eres,pero también hazte a la idea de que tienes la suerte de contar con mucha gente que va ha hacerte un escudo para que cuando te disparen no te hieran las balas. Yo también llevo unos días así.

Pablo dijo...

Vacaciones. Eso es lo que necesitas compi. Estoy encantado de haberte conocido, aunque sea antes de que nos manden a tomar por saco a todos. Vamonos a quemar Europa, Brasil o Asia! Menudo blog! Como te sales Tabares. Aquí un recién llegado os manda saludos. Esa cacho periodista guapa! Estuviste genial ayer. En serio. Aquí tienes otro punto de apoyo, que lo sepas.

Nowhere Carlos dijo...

Jonh Lennon escribió en una de sus canciones:

"Life is what happens to you while you are busy making other plans..."

Y es que eso es la vida, lo que te sucede mientras estás ocupado haciendo otros planes. No busques la vida, no busques la vida en un sentido metafórico, en un sentido metafísico. Al fin y al cabo, todo podría reducirse a un conjunto de células organizadas en tejidos que se alimentan e intentan sobrevivir. A veces lo bonito es estar vivo, aunque sea sufriendo. Quizá en eso consiste la existencia. Quizá en eso consiste la muerte, en dejar un día de desear seguir viviendo, porque ya no queda nada por ejemplo... por lo que apostar. Ni siquiera el rock and roll.

Sarah dijo...

Es verdad, Carlos. Qué sabio era Lenon... La vida es improvisación.