domingo, junio 25, 2006

ENAMORAMIENTOS DE GOMA

Ya nada volverá a ser como antes. No sé cuando va a suceder, pero estoy preparada para que me cambie la vida, lo se, lo presiento, me lo dicen mis sueños. "De piel para adentro".

Mi gran amigo Carlos suele decirme: "Sarita, vas como las motos". ¡Que razón tiene! Hace relativamente poco tuve mi segunda crisis de agotamiento. No podía más, me sentía como una muñequita de trapo andando por las calles de Madrid.

Este fin de semana, a pesar de estar hecha un auténtico asco, le he sacado bastante partido. En medio de todo el cansancio, he logrado encontrar respuesta a la pregunta: ¿Cual es la vida que quiero vivir? Ayer por la noche, antes de caer rendida en un profundo y placentero sueño, me puse a pensar en las relaciones personales. ¿Porque fracasan? ¿En qué medida los intereses comunes marcan el rumbo de una historia?

De lo que estoy segura es que según se construyen los cimientos de una relación (despacio o deprisa), aguantará o se irá al traste. Los comienzos son determinantes. Se pueden pasar ocho meses, incluso años, viviendo del arrebato pasional; pero luego, por la experiencia que tengo, vienen los problemas, lo que yo llamo "conflictos de intereses". De repente, el enamoramiento ese que les tenía onnubilados, sin que se den cuenta, empieza a desaparecer, comienzan las broncas y se dan cuenta de que son completamente diferentes, que su entorno, su forma de vivir y su manera de concebir la pareja son opuestas. Entonces comienza la cuenta atrás. Aguantan una y otra pensando: "la cosa mejorará", pero por mucho que les duela la historia tiene los días contados. 3, 2, 1... ¡Y al garete!

Les confesaré una cosa: No creo en el amor a primera vista. Creo en el deseo a primera vista. Tampoco soy amiga del enamoramiento de goma. Se trata de ese que parece tan bonito de primeras... Ainsss... Les sube a lo más alto en un mes, dura dos y tres; pero a la larga, si los cimientos no están bien puestos, se transforma en dependencia, no les deja dormir, les vuelve ansiosos, posesivos y desconfiados. Él o ella se mosquea por esto o por lo otro... Y acaban justificando su dependencia con la siguiente frase: "Como estoy enamorado y la quiero tanto... Aguanto". ¡Y un cuerno! Es como estirar una goma, al principio da de si, pero al final se empeñan en estirarla la estiras y la estiras... ¡Y zas¡ Te hace pupa o bien se rompe. Que horror! ¿Verdad? Eso no es sano.

Señoras y señores para mi el enamoramiento es una pequeña parte de un todo. Es aquello que sucede cuando se mezclan la magia de lo inexplicable, la intimidad, el respeto y la pasión. Creo que es un sentimiento que potencia lo bueno y da fuerzas para planatarle cara a lo malo. Es constructivo a la larga, no destructivo, porque es libre, no dependiente. Tarda en llegar, pero cuando lo hace será la bomba.

Y así ha acabado mi fin de semana... 48 horas en las que he mirado mi pasado, lo he razonado y he llegado a la conclusión de que la vida que quiero vivir es aquella que me permita estar tranquila, sentir el amor "de piel para adentro" y en la que no haya enamoramientos de goma.

6 comentarios:

Dave dijo...

Ay, Sarita mia, Sarita... Me encanta lo mujer que eres, lo que aprendes de las situaciones vividas y la facilidad que tienes para expresarlo. Hay veces que creo que eres utópica, que sueñas con cosas que no existen, pero pienso que a fuerza de tanto soñarlo se va a volver una realidad.Un beso a todos

Rubenatrix dijo...

Primaaaaa¡¡¡ Coño!!!!Moto, loka, pirá de la vida cojonesssss! Echa el frenoooo.Ta acuerdas donde estabas hace 365 días? Como para olvidarlo. Hay que joderse, tiene webos la nana. Casi nos matas del susto bonita. Pero gracias a eso probablemente hoy estés donde estás y lo aprecies. Doy fe: siempre ha querido estar tranquila. Ojalá se cumpla, prima.

Anónimo dijo...

Amores de goma, tambien llamados a veces amores vampíricos. Hay que pasar de dependencias, y llegado el momento recurrir a una buena ristra de ajos si es preciso. No lo duden.
Saludos.

Lestat dijo...

Gracias por el artículo, Sara. Para escribir eso hace falta una madurez sentimental que muchos no tenemos. Pequeña, sabes lo que quieres ¡Que morro! Qué lástima que no tengas hermanas... ;P

Erika dijo...

El "Enamoramiento de goma", NO ES AMOR. Dichosos los que se dieron cuenta, desafortunados los que creen que eso es a lo más que pueden llegar! Felicidades una vez más Peke.

anabel dijo...

El enamoramiento es un estado mental.Si , ya se que este concepto descarta las posibilidades de sentimientos pero no es así.
Necestitamos enamoramientos de goma porque nuestra vida no funciona como esperamos y ese estado nos saca aflote de nuestra vida sin emoción y sin sentido.Es decir nos enamoramos para sentir la chispa de la pasión y del arrebato.
Pero no todos los enamoramientos son tan poco prácticos.Resultan más duraderos y efectivos cuando los valores de la otra persona son similares a los tuyos y se produce un camino que explorar juntos.Ese enamoramiento pasa a ser el eje de esas dos personas que bailan juntos esa melodía que cantarán al menos unos cuantos años de sus vidas.
Podemos entonces elegir el tipo de enamoramiento que se ajuste más a nuestro momento vital.Si queremos embriagarnos de pasión un veranito pues a utilizar el de goma, que queremos estabilizar nuestra vida...el camino empieza por encontrarnos a nosotros mismos y seguro que alguien se cruzará en nuestra existencia para asegurarnos que quiere compartir ese estado de estabilidad que cada uno tiene que aportar en una relación para llegar a la armonía.
Asi que para mi ENAMORAMIENTO A LA CARTA,vive y elige porque de eso trata la libertad individual.