martes, diciembre 30, 2008

"MARE, YO ME VOY AL MUNDO"

"Mare, yo me voy al mundo. No sé cuándo volveré. Llevo mi ropita al hombro y muchas cosas que aprender... Soy el hijo de la noche y no tengo horizontes. Ni metas que alcanzar. Soy testigo de la luna y toda mi fortuna la tengo en mi cantar... Tengo el alma errante, llevo en el semblante una vocación Músico de calle. No te asustes mare voy en paz con Dios". Me voy al mundo. El Barrio.

Ya lo decía El Barrio en una canción: "Mare, yo me voy al mundo. No sé cuando volveré". Si hay una frase que resuma lo que ha sido para mi este 2008 es esa que le dije a mi madre cuando decidí abandonar mi antiguo trabajo. Fue una decisión que tomé tras pasar -literalmente- mucho dolor. ¿Nunca han sentido que deben dar carpetazo a una etapa de su vida? Yo lo hice tras conseguir llegar donde me proponía: ser redactora de plantilla de un periódico nacional importante. A principios de este 2008 que termina logré ese objetivo que venía persiguiendo años, concretamente desde que aterricé en aquella redacción siendo una pequeña e insignificante becaria. Pagué un precio demasiado caro para los placeres que obtuve a cambio.

Así me fui de aquel pequeño mundo en el que viví cuatro años junto con mucha gente buena y, porque no, mala también. Un mundo que despertaba ponzoñoso a las 10 de la mañana y se apagaba agotado repetidamente a las once de la noche. Con la maleta a cuestas, con muchos recuerdos, con mis ilusiones e intentando mirar lo menos posible hacia atrás partí hacia una nueva aventura.

Y a partir de aquí en adelante empiezo a describirles lo que fue realmente mi año 2008, un año en el que he viajado a Colombia, a Londres y en el que también he pasado tiempo en mi querido Alicante. 2008 me trajo la oportunidad de vibrar con The Police en concierto; de escuchar a Juanes y ver a Mónica Naranjo en el Palacio de los Deportes.

Este año he paseado muchísimo por Madrid y tomado cafés en el Antik con personas a las que me apetecía dar un abrazo. He vuelto a recibir clases de inglés, a comer en mi casa, aprobé el examen teórico de conducir y he leido una media de un libro cada diez días.

Pero nada de todo esto que les estoy contando sería como es si no fuera por las personas que me acompañaron en cada uno de esos momentos: EL, mis amigos y, por supuesto, mi familia. Esos a los que tanto quiero y que de vez en cuando me recuerdan que la vida es mucho más que un conjunto de palabras.

En 2008 ha habido muchas noticias, algunas, para bien o para mal de los que me oyen a través del infinito, se las ha contado la que escribe. Algo que diariamente tengo que reconocerles me llena de satisfacción.

Faltan menos de 24 horas para decirle adiós a 2008 y yo me quedo con una noticia, con la que ha marcado mi año que empezó cuando le dije a mi madre: "Mare, yo me voy al mundo. No sé cuando volveré".

Ya llega 2009, con la crisis, el bebé de Eva, el parto inminente de Celia, mi examen práctico de conducir, la visita de John, las películas de Alex, los viajes con EL, los tés con Gaby, los paseos con Fran, las charlas con Javi, la playa con Alba, las competiciones de motos con mi ahijado, los conciertos con mi tio Fer, las tiendas con mi madre, las tardes con mis abuelos, los almuerzos con Marivi, Jesús, Lorenzo y Luismi y, por supuesto, la fiesta de Nochevieja en Albacete junto a mis amigos.

"2009 puede ser TU AÑO", me decía en un e-mail un compañaro de trabajo. Yo la verdad espero seguir caminando como hasta ahora,viviendo despacito, con mi gente y que este nuevo año sea para todos un nuevo punto de partida. Feliz 2009.






2 comentarios:

Javi dijo...

Definitivamente estás mejor ahora, sin duda ninguna. Pasadlo bien esta noche. Javi (El que no es ÉL).

Sarah dijo...

Eres Javi,mi amigo Javi al que adoro, del que hablo en mi blog y al que echaré mucho de menos esta noche. Muuuak!